A la Cadena Radial La Piragua llegó este viernes una denuncia de algunos habitantes del barrio Panzenú, en Montería, que señalaban a una delegada de la junta de acción comunal de apropiarse de las mallas del nuevo parque del barrio, que se inauguró precisamente la noche de este viernes.

Los denunciantes afirmaron que la delegada María Eugenia Castellón, se había apropiado de las mismas. Ante las acusaciones, el equipo periodístico se trasladó hasta el lugar a esclarecer los hechos.

Wilfrido Tolosa, presidente de la junta de acción comunal, explicó que el parque fue remodelado casi en su totalidad pues se encontraba en muy mal estado e indicó que cuando se le presentó a la junta el diseño del parque, este quedaba abierto.

Refirió que de inmediato propuso que se dejara cerrado como era originalmente, sin embargo, dijo que el alcalde de la ciudad manifestó que debido a que era un parque público no podía dejarse cerrado.

Tras esto, la junta de acción comunal llamó a reuniones para socializar el diseño y darlo a conocer a la comunidad, sin embargo, confesó que no hubo mayor asistencia de los vecinos.

“Yo no estoy por beneficio propio. Es una locura que culpen a la señora María Eugenia pues ella sólo trabaja por este barrio”, dijo.

Por su parte, Castellón negó las acusaciones y destacó que además de ser fundadora del barrio es líder comunal desde los 18.  También aseguró que siempre ha pensado en el beneficio de la comunidad tratando de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

“Quienes me acusan de apoderarme de las mallas son personas desocupadas que no reconocen todas las gestiones que he hecho y conseguido por el barrio”, manifestó.

Las mallas tienen 20 años, podrán imaginarse el estado en que están. Las mismas son las que dan a la calle.

Añadió: “El gestor de los dineros y de todo es el alcalde. De allí no sale nada que no sea aprobado por el alcalde. El ingeniero me informó a través de un audio (al que tuvo acceso La Piragua), que tienen actas firmadas como constancia de la aprobación por parte del alcalde para donar las mallas a otra obra”.

La mujer, que trabaja como docente y gestora cultural, reveló a este medio que en los próximos días pondrá una denuncia ante la Fiscalía por injuria y calumnia y porque, según confesó, le escribieron a su teléfono diciendo: “O aparecen las mallas a las buenas o aparecen a las malas”.

Finalmente, la delegada expresó: “Si quieren decir que nos metimos en esto para enriquecernos están equivocados. Nosotros trabajamos con plata de nuestros bolsillos porque nadie nos da ni un peso para los pasajes a hacer las gestiones. Me señalan y quieren manchar mi nombre porque creen que voy a aspirar a la presidencia de la junta pero están equivocados”.