Últimos detalles del caso de Adriana Pinzón

En las últimas horas Jonathan Torres, cuñado de la desaparecida Adriana Pinzón Castellanos, quien fue detenido hace dos días por el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) en Zipaquirá por irregularidades en las declaraciones, se presentó ante un juez de control de garantías y fue cobijado con medida de aseguramiento en centro carcelario.

Por ahora lo que se sabe es que durante una audiencia reservada que se realizó en Zipaquirá, el fiscal del caso se refirió a la posible participación de Jonathan en su desaparición, ya que este falto a la verde cuando rindió un relato. Por su parte, Torres se declaró inocente. Por ahora, las autoridades continúan con la búsqueda de Adriana.

Torres fue vinculado formalmente al caso luego de conocerse un video de seguridad en el que aparecía saliendo del conjunto cerrado en el que vivía su cuñada en el municipio de Chía. Lo más terrible es que cuando salía, el hombre cargaba una bolsa negra de basura grande, y como se puede observar, dentro del plástico habría un objeto de gran tamaño. 

Un medio de comunicación pudo conocer que dentro de las muestras recogidas hay rastros de sangre y signos de violencia. Eso es materia de investigación por parte de expertos forenses.

“En el apartamento de la víctima se visualizan unas manchas que, eventualmente, pueden corresponder a sangre humana. Lo que esto indica, puede ser, es que hubo un episodio en el cual se encuentra comprometida la vida de la señora Adriana Pinzón y que la persona que el día de la desaparición estuvo en su apartamento fue el señor Torres”, fueron las palabras que se escucharon en la audiencia.


También se investiga si la mujer tenía o no un seguro por una millonaria suma de dinero y si el cobro de esto puede o no estar relacionado con el hecho. Asimismo, se está averiguando si hay más personas de la familia involucradas en la desaparición de la profesional en psicología.