La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó anoche a favor de la apertura del juicio político a Donald Trump por el Ucraniagate, en una decisión histórica que hará del republicano el tercer presidente desde la fundación del país en ser sometido a un impeachment.

La Cámara baja, de mayoría demócrata, votó a favor del juicio político al mandatario por abuso de poder y obstrucción al Congreso, que según establece la Constitución estará a cargo del Senado, donde se estima que será absuelto debido al amplio dominio republicano.

«Trump dejó a los parlamentarios sin otra opción que apuntar a su destitución, ya que violó la Constitución y abusó de los poderes de su cargo para obtener un beneficio político personal a expensas de la seguridad nacional», dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, al abrir el debate, que se prolongó hasta bien entrada la noche.

«Es una amenaza constante para la seguridad del país», insistió la legisladora sobre las dos acusaciones contra el mandatario, ambas por el caso Ucraniagate.

Trump se presentó desde el principio del caso como una víctima de las maquinaciones demócratas, quienes habrían montado una «farsa» para sacarlo del camino como única manera de derrotarlo.