Este sábado, 17 de octubre, la Gobernación de Córdoba suscribió una importante alianza con Cerro Matoso, en aras de fortalecer la seguridad alimentaria en el departamento, y al respecto, el gobernador Orlando Benítez exhortó al resto de las empresas con asiento en el territorio, para que hagan «tareas conjuntas» junto a su administración.

Benítez precisó que «la empresa privada es generador de crecimiento, también genera desarrollo, genera empleo, genera eso que nosotros también expresamos como las oportunidades para emprender», por lo que considera necesario que las compañías mineroenergéticas que operan en Córdoba se «sienten en la mesa» junto a la Gobernación para «trazar una agenda social, una agenda distinta, un trabajo complementario, cuando de verdad se piensa en la gente».

Entre otras cosas, durante su discurso el mandatario departamental destacó la importancia del trabajo en el campo, y recalcó lo vital que este es para el abastecimiento de la zona urbana, por lo que aseguró que seguirá trabajando por mejorar las condiciones de los campesinos.

«Si el campo no cultiva la ciudad no come, si el campesino no tiene ayuda crecen los cinturones de miseria y pobreza», sentenció.

Recordemos que la alianza con la compañía niquelera beneficiará a 14 organizaciones comunitarias rurales vecinas a su zona de operación, ubicadas en los municipios de San José de Uré y Puerto Libertador.

Es una alianza en la que todos aportan, pues la minera donó 400 hectáreas de tierra, en cumplimiento de los acuerdos de consulta previa con las comunidades étnicas vecinas a su operación y dio en comodato al menos 270 hectáreas de tierra a varias Juntas de Acción Comunal, como parte de los acuerdos de socialización y participación con estas organizaciones; por su parte, la Gobernación de Córdoba contribuye con 91 kits de semillas e insumos y, las comunidades, con su trabajo arduo, vocación agrícola y saber ancestral.

Los paquetes entregados por la Gobernación, que beneficiarán a más de 360 personas del área rural, son 30 kits de semillas de arroz, 23 de maíz, 5 de plátano, 11 de yuca, 5 de ñame, 5 de sandía, 6 de fríjol y 6 de hortalizas y para cada uno de estos paquetes, insumos especializados de última tecnología en fertilizantes y plaguicidas. Dependiendo de las necesidades de cada producto, también se entregan elementos de labranza, como carretillas, canastas plásticas y bombas de espalda.