Un hecho lamentable ocurrió en Argentina, donde una perrita llamada Magui murió en los brazos de su dueño asustada por la pirotecnia.

Antonella Modasjazh, dueña de la mascota, publicó en sus redes sociales las conmovedoras imágenes de su hijo con el animal en los brazos.

Según los expertos, el sentido auditivo de los perros es cinco o siete veces más fuerte que el de los humanos y el susto del ruido conllevó al deceso de la perrita.

Su dueña afirmó que Magui era viejita y le tenía terror a la pirotecnia.