“Stealthing”: La peligrosa práctica sexual en la que uno de los involucrados se quita el condón sin el consentimiento

El “stealthing” es una peligrosa práctica sexual la cual está tomando mucha fuerza, sobre todo en las edades más jóvenes en las que buscan experimentar nuevas formas de sexualidad, sin saber lo riesgosa que puede ser practicarla. 

En Brasil, a diferencia de algunos otros países, como el Reino Unido, el “stealthing” no se considera violación, ya que, para que este tipo de delito ocurra, el acto sexual debe haber ocurrido “mediante amenaza grave o violencia”.

No hay cifras claras sobre esta práctica, sin embargo, un estudio realizado en 2018 por la Universidad de Monash en Australia encontró que una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres había sido víctima, y según el mismo estudio apenas el 1% acude a instancias judiciales o policiales. 

Apenas en 2018 un hombre en Melbourne (Australia) fue condenado por el delito de acceso carnal violento por haberse removido el condón sin consentimiento y en 2015 uno de esos casos se hizo público en Suecia (una de las sociedades con mejores índices de “equidad de género” en el mundo).

La autonomía durante las relaciones sexuales es innegociable, y según las investigadoras, quitarse el condón o mentir sobre ponérselo constituye una violación a la autonomía sexual y hace parte de los delitos contra las mujeres reconocidos internacionalmente.