El soldado regular Diego Andrés Peláez Torres, de 18 años, natural de Montelíbano, murió en extrañas circunstancias en el Batallón de Instrucción y Entrenamiento 30 ‘Frutos Joaquín Guitérrez’ de la Trigésima Brigada del Ejército, con sede en el municipio Salazar de Las Palmas, Norte de Santander.

 

 

La institución informó a la familia que el joven se suicidó la tarde del pasado domingo. Peláez Torres tenía dos meses en el batallón y este mes haría su juramento de bandera.

 

 

Los familiares del soldado se niegan a creer que su muerte obedezca a un suicidio. Es por esta razón que un abogado ya está al frente del caso, ya que su familia asegura que se trata de un homicidio.

 

 

«A nosotros nos han hecho creer que él se disparó del cuello hacia arriba, pero personas anónimas del mismo batallón nos han llamado a decirnos que eso es mentira, que a él lo asesinaron, que no creamos la versión esa, por eso vamos a ir hasta las últimas consecuencias y a esclarecer su muerte”, narró uno de los familiares del soldado.