Neto, el jugador brasileño que fue uno de los tres únicos sobrevivientes del accidente del Chapecoence, hoy dijo adiós fútbol profesional de manera definitiva por «dolores» relacionados con la tragedia.

«Paro. Ya estaba consensuado con los médicos y con el club. Mi cuerpo no aguantaba más. Los dolores eran mayores que el placer», dijo Hélio Herminio Zampier Neto, de 34 años, en una entrevista concedida a los medios.

Tras el fatidico accidente, el 28 de noviembre de 2016 cerca del aeropuerto de Medellín, Neto fue el último de los seis sobrevivientes en ser rescatado. Permaneció dos semanas hospitalizado en Colombia antes de regresar a su natal Brasil, donde tras un proceso de recuperación largo logró volver a los entrenamientos en marzo de este año, aunque no llegó a jugar oficialmente.

En cuanto al equipo, a pesar de perder a casi toda su plantilla, el Chapecoense logró reestructurarse y mantenerse en la máxima categoría del fútbol brasileño en 2017 y 2018, aunque este año finalizó penúltimo y fue uno de los cuatro equipos que descendieron a la Serie B.