Tinder y Grindr, aplicaciones de citas, fueron acusadas de “infringir sistemáticamente la ley” al estar supuestamente vendiendo información personal de sus usuarios.

Mediante un informe llamado ‘Out of control’ (Fuera de control), sobre el uso de datos personales por parte de diez aplicaciones, el Consejo de Consumidores de Noruega señala a estas app de “violar los derechos europeos de privacidad de los usuarios”.

Estarían suministrando a terceras empresas datos de GPS, dirección IP, entre otros y según el Consejo noruego estas prácticas pueden conducir a casos de discriminación, manipulación o explotación.

Otras aplicaciones como Qibla Finder (recordatorio de eventos religiosos para los musulmanes), Clue and MyDays (control de los periodos de fertilidad) o la aplicación para niños My Talking Tom 2 también fueron señaladas por el informe.