Luego de asistir este miércoles a una declaración libre ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), el expresidente Juan Manuel Santos afirmó que no hay pruebas que vinculen sus campañas presidenciales con el escándalo de la multinacional Odebrecht.

“No hay un solo indicio de favorecimientos, ni una sola prueba que vincule mis campañas presidenciales con la corrupción de Odebrecht. Jamás participé en reunión alguna con Odebrecht en la que se haya tocado el tema de la financiación de mi campaña”, dijo.

El exmandatario indicó que asistió a declarar aunque no era su obligación, como lo señalaba un auto reciente de los magistrados.

Las investigaciones por la supuesta financiación por parte de la empresa brasileña a las campañas de Santos iniciaron hace tres años y desde entonces se había mantenido en silencio y al margen.

En 2016 el CNE abrió una indagación preliminar para determinar si su campaña de reelección en 2014 recibió dineros de Odebrecht.

Sin embargo, ayer Santos aseguró que “no hay absolutamente nada” por lo que lo puedan juzgar. «No tengo nada de qué defenderme porque ahí está mi defensa que son los hechos y la verdad. Nadie del alto gobierno ha sido siquiera acusado de recibir un solo peso de sobornos y todas las acusaciones sobre presuntos delitos cometidos en mi campaña han sido desvirtuadas», sostuvo.