Los guantes quirúrgicos de látex estériles sin polvo CARDINAL HEALTH, serán retirados de manera inmediata por orden del Invima, luego de encontrar que presentan defectos de fabricación que no garantizarían una adecuada protección en las personas que los utilicen.

El Invima mediante una alerta sanitaria confirmó que la propia empresa de forma voluntaria encontró un defecto de degradación en los guantes que podría provocar agujeros y rasgaduras en el área de plegado alrededor de los puños con el riesgo potencial de infección o exposición cruzada a fluidos corporales.

Según la empresa los guantes que serán retirados son aquellos que pertenecen a los lotes que se distribuyeron entre junio de 2019 y julio de 2020.

Aunque la empresa fabricante Cardinal Health afirma que hasta el momento no tiene conocimiento de ningún informe de daño a pacientes, el producto se retira de forma preventiva.

El Invima hace un llamado a la comunidad en general que, si está utilizando el producto referenciado, se debe suspender su uso.