Ambos deberán abonar una multa de 90.000 dólares por utilizar pasaportes falsos, pero quedarán en libertad


Ronaldinho Gaúcho y su hermano, Roberto de Assis Moreira, han quedado puestos en libertad después de que el juez de garantías aceptara en audiencia preliminar la suspensión condicional del proceso por el que estaba imputado tras haber entrado en Paraguay con pasaportes falsos.

El exfutbolista deberá donar a un centro médico de Asunción y a otro proyecto social una suma de 90.000 dólares en concepto de “reparación”. Su hermano, Roberto de Assis Moreira, que también fue imputado en el mismo caso, pagará 110.000 dólares, también como reparación, y deberá además comparecer cada cuatro meses, y durante dos años, ante las autoridades judiciales de Brasil.

Los dos hermanos fueron detenidos la noche del 4 de marzo y hasta su reclusión domiciliaria el 7 de abril estuvieron encarcelados en una dependencia policial que funciona como prisión. El astro brasileño ha pasado los últimos cinco meses en arresto domiciliario en un hotel de Paraguay.