El representante a la Cámara, Carlos Ardila, busca que el Gobierno Nacional invierta recursos del Presupuesto General de la Nación o del FOME, para asegurar el acceso a la vacuna contra el COVID-19.

La pre-compra de vacunas deben cumplir con ensayos clínicos que se encuentren en fase III, que sean avalados por la comunidad científica y que tengan eficacia.

El representante liberal advirtió que los colombianos no pueden darse el lujo de gastar enormes sumas de dinero en vacunas que no sean seguras.

Con el objetivo de garantizar la compra anticipada y el acceso de los colombianos a una eventual vacuna contra el COVID-19, el representante a la Cámara por el departamento de Putumayo, Carlos Ardila, presentó un proyecto de Ley que busca eliminar las prohibiciones de la Ley Estatutaria de Salud, para que se puedan utilizar recursos públicos en la compra de medicamentos experimentales.

La propuesta le permitiría al Gobierno Nacional destinar recursos del Presupuesto General de la Nacional o del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), para la pre-compra de vacunas, cuyos ensayos clínicos se encuentren en fase III, tengan el aval técnico-cientifico y el criterio de expertos de alto nivel, sean seguras y eficaces.

El Representante liberal advirtió que con la normatividad existente, Colombia podría quedarse rezagada en la compra de una eventual vacuna contra este virus. Las restricciones comerciales, solo le permitirán al país vacunar al 20٪ de la población del territorio Nacional.

“Es inexplicable que el Gobierno Nacional no haya previsto una modificación de la Ley Estatutaria de Salud para habilitar la compra de vacunas a riesgo y, sobre todo, que no hubiera impulsado un decreto al respecto en el marco de la emergencia sanitaria”, aseguró el representante Carlos Ardila.

Mientras buena parte de los países del mundo se encuentran en negociaciones con empresas farmacéuticas, Colombia podría quedarse rezagada. Todo, por cuenta de que La Ley Estatutaria de Salud hoy vigente, impide que, con recursos públicos, se compren medicinas, tratamientos o vacunas, en etapa de experimentación.

“Modificar la Ley es un tema prioritario. Sin arriesgarnos a procesos de compra anticipada, quedaremos rezagados y pospondremos la recuperación económica y la reconstrucción social”, insistió el representante.