El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha anunciado este jueves que la segunda vacuna del país contra la COVID-19, elaborada por el Centro de Investigación Véktor de Novosibirsk, estará lista en septiembre, mientras que la primera, la Sputnik V, se prepara para comercializarse y ha sido probada por la hija del propio Putin.

Asimismo, el mandatario ruso ha expresado su confianza en que ese fármaco sea seguro y eficaz para combatir la pandemia, según informa RT, medio afín al gobierno ruso: «Estoy seguro de que los especialistas del Véktor crearán un fármaco excelente que será de gran ayuda para la gente”. De esta forma, el mandatario opina que esta vacuna competirá contra la Sputnik V, creada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, que fue registrada el pasado 11 de agosto y ya ha probado su hija.

Por otra parte, Putin manifestó que sus compatriotas hicieron «todo lo posible para efectuar el registro» de Sputnik V con la condición de “investigar más sobre el fármaco en el marco de su aplicación masiva», un proceso que cumple con las leyes rusas y está acorde a las prácticas y normativas internacionales.