Una medida que beneficia al exalcalde de Montería, Carlos Eduardo Correa, ael exsecretario de Planeación, Joaquín Esquivia, Fondo Mixto y a el supervisor de la obra, se dio toda vez que el despacho del contralor general de la República, Felipe Córdoba, ordenara el archivo del proceso de responsabilidad fiscal que existía contra ellos.

Este proceso de investigación se llevaba a cabo desde el 2014 cuando aparentemente hallaron fallas constructivas en el proyecto, donde una auditoría habría determinado que el avance financiero del contrato superaba a lo que realmente se necesitaba para la obra.

Por este hecho, la Contraloría cuestionaba los tiempos en la construcción de la obra. Ante esta inconformidad, el abogado defensor del exalcalde, Luis Torreglosa dijo que las demoras que hubo se debió por las esperas en autorizaciones de Coldeportes, Ministerio de Cultura y Planeación Nacional que eran los entes encargados de autorizar cualquier ajuste o cambios en el proyecto.

Asimismo, Torreglosa afirmó que lograron comprobar que el avance de la obra está terminada y corresponde con el avance financiero. El jurista sostuvo que el dictamen pericial de los ítems permitió comprobar que no hub el aparente detrimento patrimonial.

El jurista aclaró que el monto total del contrato para la obra osciló entre los 12.500 millones de pesos y que no hubo adición presupuestal.