Presentadora robot es la estrella de un programa en Japón

Como parte de un experimento social que pretende demostrar que un robot es capaz de desarrollar tal y como lo hacen los humanos, a través de la comunicación con otros.Una androide hiperrealista será la protagonista de la prueba, como presentadora de un programa de televisión online en directo en Japón.

 

 

 

El modelo fue presentado el pasado miércoles en Tokio como “Androidol U” (del inglés “idol”, ídolo) con un peso promedio de un humano, mide 1,60 metros y tiene la capacidad de responder autónomamente a los interlocutores que se comunican con ella a través del portal de vídeos Niconico.

 

 

 

Sentada en una “silla bola” fue presentada al público en donde leyó algunos comentarios de sus interlocutores, como uno que le decía que era muy linda, a lo que ella contestó con voz mecánica, “!que se sentía apenada!”.

 

 

 

“U” tiene la apariencia de una atractiva joven japonesa: lleva media melena y flequillo, viste una blusa blanca, vaqueros y zapatos de tacón. Maquillaje y esmalte de uñas además de unas largas pestañas completan el “look” hiperrealista.

 
los robots que son cada vez más populares en Japón, ya son protagonistas de escaparates, obras de teatro o películas (como “Sayonara” -“Adiós”, en japonés-). así pues que el científico japonés Hiroshi Ishiguro, “padre” de la androide auguró el servicio de asistencia en lugares públicos, centros comerciales, estaciones escuelas, incluso como maestros.

 

 

 

Como lo mencionamos anteriormente la interacción con los humanos sirve para que aumenten su vocabulario, incluso el mejoramiento de su inteligencia artificial, tal y como esta “u” en su interacción con los usuarios a través de su programa semanal.

 

 

“Tengo 22 años, pero nací con 22 años”, bromeó la androide durante el acto.
“La comunicación (con los usuarios) ayuda a subsanar las limitaciones del androide. Cuantos más datos acumule, más se ayuda a su desarrollo”, señaló Ishiguro, catedrático de la Universidad de Osaka y líder del Laboratorio de Telecomunicaciones Avanzadas que lleva su nombre en Japón.

 
El experimento que fue desarrollado por el propio Ishiguro, en colaboración con la compañía de telecomunicaciones Dwango -dueña de Niconico- y los grandes almacenes Parco, es una buena forma de sacar al androide fuera del laboratorio para que adquiera nuevos conocimientos interactuando con los humanos, explicó.

 
“Nuestro objetivo es que el androide pueda ayudar finalmente a la comunicación entre personas”, continuó Ishiguro.
El científico señaló además que este proyecto es ideal también para saber si un androide puede llegar a ser aceptado como “ídolo”: “Es una prueba muy interesante para saber lo que la gente realmente piensa de ella”, añadió.

 
Por el momento se desconoce la fecha exacta en la que comenzará el programa y “por ahora”, los responsables del proyecto descartan también la comercialización de la androide.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.