¿Por qué se adelantaría el reloj del fin del mundo este 2023?

Uno de los interrogantes que muchas personas se han hecho a lo largo de la historia es: ¿Cuánto falta para el apocalipsis? En respuesta a eso, científicos de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, inventaron el reloj del fin del mundo, que anticipa la destrucción de la Tierra teniendo en cuenta amenazas como el cambio climático y las guerras nucleares, entre otras.

“El reloj del juicio final es un diseño que advierte al público lo cerca que estamos de destruir nuestro mundo con tecnologías peligrosas de nuestra propia creación. Es una metáfora, un recordatorio de los peligros que debemos abordar si queremos sobrevivir en el planeta”, se puede leer en Bulletin of the Atomic Scientists (Boletín de los Científicos Atómicos).

El boletín informó que cuando se creó el reloj del fin del mundo en 1947, “el mayor peligro para la humanidad provenía de las armas nucleares, en particular de la perspectiva de que Estados Unidos y la Unión Soviética se encaminaban a una carrera armamentista nuclear”.

Sin embargo, ¿por qué el reloj del fin del mundo se adelantaría este 2023? El Boletín de los Científicos Atómicos realizará una conferencia de prensa virtual en vivo el martes 24 de enero de 2023, desde las 10 a.m., para anunciar si el reloj será ajustado.

Cabe destacar que este 24 de enero se cumplen 11 meses de la invasión de Rusia a Ucrania , por lo que esto podría representar una amenaza para que el reloj anuncie que le queda menos tiempo a la humanidad.

El cambio más reciente del reloj del fin del mundo fue en 2020. De acuerdo con este grupo de científicos, “La humanidad continúa enfrentando dos peligros existenciales simultáneos: la guerra nuclear y el cambio climático, que se ven agravados por un multiplicador de amenazas, la guerra de información cibernética, que socava la capacidad de respuesta de la sociedad. La situación de seguridad internacional es grave, no sólo porque existen estas amenazas, sino porque los líderes mundiales han permitido que se erosione la infraestructura política internacional para manejarlas”.