En el año 2009 cuando Álvaro Uribe Vélez era presidente de Colombia, el ayuntamiento de Cádiz-España, le concedió el Premio Libertad Cortes, para reconocer su contribución a la erradicación de la “lacra del terrorismo”. 

Para la fecha, la organización dijo que el entonces mandatario colombiano lo estaba logrando gracias a su “constancia y corazón grande, sin cesión a presiones, buscando conseguir la paz para sus conciudadanos en una firme determinación que defiende el estado de derecho y la libertad en su país”. 

Sin embargo, este viernes, 17 de septiembre, se conoció que el galardón había sido retirado, luego de que distintas organizaciones defensoras de los Derechos Humanos así lo solicitaran, alegando el proceso judicial por distintos delitos del que el exmandatario está siendo objeto actualmente. 

Ahora, el ayuntamiento plantea que Uribe no tiene el perfil para ostentar dicho premio, y hace referencia a la detención domiciliaria que le ordenó la Corte Suprema y al “boicot que él lideró” contra el proceso de paz “impulsado por su sucesor Juan Manuel Santos”. 

Marín Vila, vocera de la organización que entrega el premio, dijo que ambos hechos “hablan de la poca catadura del personaje al que se le dio un premio y de lo impropio e inconveniente que una ciudad como Cádiz, reconocida mundialmente como tierra de libertad, pluralidad y diversidad, siga teniendo un reconocimiento a tan deshonroso personaje”.