El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, vuelve a ser cuestionado por organismos internacionales. Este miércoles, 16 de septiembre, se conoció que investigadores de la Organización de Naciones Unidas (ONU) lo han acusado por su vinculación a delitos de lesa humanidad que “se cometieron de conformidad con las políticas del Estado”, razón por la que no se descarta la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI). 

Los investigadores realizaron un informe de 443 páginas en las que detallan los cerca de 200 casos que han abordado y analizado para basar su acusación, investigación que han hecho pese a que el Ejecutivo venezolano no les ha permitido ingresar a su territorio para cumplir con una indagación más cercana al lugar de los hechos. 

En el informe se habla de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y tortura, hechos que constituyen una violación “flagrante” a los Derechos Humanos y que se habrían cometido obedeciendo a patrones “coordinados” construidos desde el Palacio de Miraflores. 

En este sentido, quienes acusan al mandatario venezolano, exhortan a las autoridades venezolanas, “a llevar a cabo de inmediato investigaciones rápidas, eficaces, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes, sobre las violaciones y los crímenes, haciendo que los autores rindan cuentas e impartan justicia para las víctimas”.