En montería nuestro ALCALDE CARLOS OSDORGOITIA le ha tocado bailar con las más fea , una ciudad que muy seguramente estamos llegando o pasando de los setecientos mil habitantes y con un nivel de desempleo inmenso e inmerso en la informalidad donde el rebusque es nuestro principal generador de recursos , mototaxismo , revoleadores , bulteros , ventas ambulantes , limpia vidrios de autos en los semáforos , ventas de dulces , mendicidad , y cuantos trabajos a domicilios que se los dejo algunos a su imaginación.

Esto fue lo que vino a desnudar la » pandemia » ósea lo que ya sabíamos, pero nos negábamos a reconocer, que somos una sociedad vulnerable, sin fábricas, sin industria afines a nuestra economía agrícola y ganadera de la que tanto nos jactamos cuando sabemos que esto beneficia a unos pocos y que además y por fortuna para ellos un renglón de la economía que no se ha visto tan afectado.

Pero señor alcalde usted no puede desconocer que, si no hay recursos para mantener la seguridad alimentaria, la gente iba a salir de sus casas a buscar el sustento a como dé lugar, tomando riesgos, ósea hambre o coronavirus, ustedes escojan.

Aquí no termina esto, se necesita que usted tome el timón de este barco, recuerde que ya no está en campaña, revise bien porque ya hace rato -si no se ha dado cuenta- es el alcalde de los monterianos y le tocó bailar con la época más triste en cien años y que será recordada por generaciones, esta historia que nos ha cambiado » la vida » para siempre.

Señor alcalde, sea usted el alcalde de absolutamente todos los MONTERIANOS y sin la influencia muy fuerte del senador Barquil, que puede convertirse hoy en la nueva pandemia de la política CORDOBESA, al traicionar sus ideales y su compromiso con la gente de a pie, rodeado de piltrafas y mequetrefes que él perfectamente conoce, que no le aportan a su figura otrora promisoria, decídase senador Barquil, sea aquí la figura que es en Bogotá.

Señor alcalde y senador Barquil, hoy Montería se está llenando de casos de coronavirus y de indolentes funcionarios que no asisten integralmente a una niña de tres años, con una madre embarazada , su papá y otros familiares , once , que viven en una humilde vivienda del barrio nueva esperanza, de la que “supuestamente” una funcionaria dijo que estaban aislados, cuando aquí ustedes no han implementado protocolos como en otras ciudades donde se han adaptado hoteles para llevar allí a estos pacientes y poder prestarles toda la atención, toda la vigilancia y seguimiento.

Lo demás es una condena a muerte, y pruebas hay de sobra que toda la familia puede morir y quedará en la conciencia de ustedes como dirigentes, hoy le pedimos a nuestro alcalde que tome el control incluyendo ponerle un » freno » en medio de la hambruna y de este desempleo rampante a su jefe político, que perdió la sintonía con el pueblo, muy seguramente porque este ávido de PODER.

Usted, senador Barguil, representa hoy la excesiva ambición de poder, rodeado de la tropa de aduladores que hoy le nublan la razón y será usted el caballo de Troya que termine dando al traste con la administración de Carlos Osdorgoitia, a quien quiere convertir en alcalde de su bolsillo, imponiéndole funcionarios que vienen de afuera para solucionarle problemas a usted en la provincia, ósea la toma de la Salud de Montería.

Revisen nombres y se desnuda todo este desastre burocrático y politiquero, yo fui su admirador y pensé que usted podía hacer la diferencia, pero parece que sucumbió.