En peligro comienzan a estar unos 30 proyectos que se encuentran estancados en el Congreso, debido a la falta de atención que los han llevado a quedar en la gaveta: las reformas no han recibido ni uno solo de los ochos debates reglamentarios para ser aprobadas en el lapso establecido por lo que podrían hundirse.

Expertos en la materia aseguran que los tiempos legislativos ponen en riesgo estos proyectos si no hacen el primer debate antes del 28 de octubre, debido a que se avizora imposible que los congresistas utilicen dos días por semana para sesionar.

De acuerdo con las normas, los proyectos de acto legislativo requieren superar los debates que se dividen en dos vueltas: los primeros cuatro deben suceder en seis meses de sesiones ordinarias, y los cuatro restantes, en el siguiente semestre. Es decir, que deben estar aprobados en un año de legislación.

Por su carácter de reforma constitucional, estas iniciativas no pueden ser tramitadas en sesiones extras.

Proyectos en los que los campesinos sean sujetos de derechos al acceso a la tierra o que el internet sea un derecho fundamental para los colombianos están entrando en la cuerda floja para que sea un hecho de gran beneficio para los colombianos.