Basados en el ‘Plan Democracia’, unos 10 mil funcionarios del Ejército estarán distribuidos en las más de 800 mesas electorales que estarán dispuestas en los departamentos de Córdoba, Antioquia, Chocó, Sucre, Santander y Boyacá.

El objetivo del despliegue militar que contará con sobrevuelos es blindar la seguridad de los 6.724.854 de electores que están habilitados para ejercer su derecho al voto este próximo 27 de octubre, donde elegirán gobernadores, alcaldes, ediles, concejales y diputados.

Los soldados también estarán inmersos en las zonas donde hayan denunciado agresiones o se sospeche de presuntas violencias que puedan alterar la tranquilidad el día de los comicios.

Este despliegue estará fortalecido con el apoyo de las instituciones del Estado, quienes ponen atención a las recomendaciones de los organismos de control para garantizar unas elecciones seguras.