Por: J.J. Rubiano

Siguiendo el mal ejemplo de algunos políticos que, para no ser investigados por la Corte Suprema de Justicia, renuncian a su investidura para pasar a la justicia ordinaria, el senador de Cambio Radical Eduardo Pulgar, renunció a su curul en el Senado de la República.

En la carta enviada al presidente del Senado, Arturo Char, el dirigente político le manifiesta sus razones para renunciar a la curul. 

«(…) desde que se me impuso medida de aseguramiento por parte de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, la cual recientemente quedó en firme, me es imposible continuar ejerciendo mi cargo como Senador de la República y atender así el cumplimiento de mis deberes funcionales», destaca la carta.

La Alta Corte investiga a Pulgar por los delitos de tráfico de influencias y cohecho. 

De acuerdo con la investigación, el congresista Pulgar, habría presionado y ofrecido sobornos al juez del municipio de Usiacurí, Atlántico, Andrés Rodríguez Cáez, para que beneficiara con una decisión judicial a Luis Fernando Acosta Osío, quien sostenía una disputa familiar por la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Para la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema existe evidencia suficiente para vincular a Pulgar con este caso de presión a una autoridad judicial.

Para esto, se tuvo en cuenta las grabaciones de las llamadas que grabó el juez en los cuales el senador le manifiesta la necesidad que lo ayude con este caso puesto que dicha Universidad «me pone unos votos muy importantes»

En otro de los apartes de los audios el entonces senador del Partido de La U le indica: «Ustedes me dicen… y yo voy y digo: pa’ esta jugada vale tanto y vamos pa’ lante. Así de sencillo (sic)”. Para el alto tribunal, esto es evidencia de un intento de soborno y presión.

Pulgar, según el alto tribunal, habría utilizado sus influencias como congresista y su poder en el departamento del Atlántico para beneficiar a su amigo en este pleito, esto a cambio de recibir su apoyo para su campaña al Senado en el 2018.