El superintendente de Salud, Fabio Aristizábal, se pronunció este lunes por medio de un comunicado sobre la investigación en su contra que solicitó el presidente de la Red Nacional de Veedurías, Pablo Bustos.

Aristizábal afirma en el documento que no está inmerso en ningún tipo de actos irregulares. El representante de la Red de Veedurías, por su parte, lo señala de haber incurrido en el delito de interés ilícito en la celebración de contratos y se basa en unos audios donde supuestamente conversa con Luis Guillermo Grosso, investigado por corrupción.

En el comunicado, el superintendente de Salud, explica que para la fecha de las conversaciones (2016 – 2017), no existía ningún cuestionamiento penal conocido sobre el señor Luís Guillermo Grosso. Sostiene, además, que en el momento de la conversación señalada en los audios, Grosso tampoco desempeñaba funciones públicas. 

“Este es un ataque más, y sin fundamento alguno, para tratar de frenar mi gestión en depurar y moralizar el sistema de salud en Colombia”, expresa.