Aunado a la tristeza y el dolor, se suma el sentimiento de cierta impotencia. Esto es lo que refleja Orlando García, luego de haber perdido a manos del crimen organizado en Colombia, a su esposa y a su hija Karina García, quien era candidata por el partido liberal, a la Alcaldía de Suárez-Cauca. 

“Los grupos al margen de la ley atacando por un lado, y atacando personas de bien. […] Ella había hecho cualquier cantidad de denuncias”, indicó el padre, y además destacó que todo lo que sucedió fue culpa de la “indolencia de este país” y de la “falsa paz”. 

Karina García fue asesinada, el pasado lunes 2 de septiembre, junto a su madre y cuatro personas más en el corregimiento Betulia. Sus cuerpos fueron encontrados con impactos de bala y dentro de un carro totalmente incinerado. 

Ella, días antes de haber sido víctima de homicidio, publicó un video a través de redes sociales, denunciando que estaba haciendo objeto de amenazas por parte de grupos al margen de la ley que no le permitían ejercer a cabalidad su campaña política, incluso, puso de manifiesto que, justo en Betulia, cuatro sujetos con armas de fuego en mano impidieron a su equipo colocar su propaganda y exigieron retirar la ya instalada. 

El Gobierno responsabilizó por este crimen a un sujeto conocido con el alias de ‘Mayimbú’, integrante de una disidencias de las Farc, por quien se ofreció una recompensa de 150 millones de pesos.