Por: J.J. Rubiano

Al juez de Usiacurí (Atlántico), Andrés Rodríguez Cáez, quien denunció al senador Pulgar por ofrecerle 200 millones para arreglar un proceso –como señala la grabación- ahora lo señalan de haber recibido dádivas en otros procesos.

De acuerdo con lo conocido uno de ellos es la sanción de censura que se le interpuso por parte del Consejo Superior de la Judicatura, la cual no propició suspensión en su momento, sino tan solo un llamado de atención, pero que aparece en los antecedentes disciplinarios de los abogados. 

Dicha sanción salió cuando ya se desempeñaba como juez debido a que al parecer no habría devuelto los papeles de un proceso por alimentos que llevaba de una ciudadana cuando era abogado. 

Otra de las críticas está relacionada con una denuncia de acoso laboral que se presentó en su contra en el 2016 por parte de uno de los funcionarios de su despacho, que llevaba para ese entonces alrededor de 36 años en la rama.

En su momento, la seccional del Consejo Superior de la Judicatura del Atlántico no accedió a trasladarlo del juzgado de Usiacurí, advirtiendo que no se adjuntaron todos los documentos respectivos para tal fin.

Adicionalmente, se le ha cuestionado por haber dejado en libertad a una persona señalada presuntamente de haber cometido estafa cuando se desempeñaba como juez en Usiacurí y luego, tras dejar su cargo en el juzgado, haber trabajado con la esposa del sindicado.  

Esto se conoció en una diligencia que se adelantó ante la Corte Suprema de Justicia, cuyo audio se encuentra en nuestro poder, en el que se escucha a Rodríguez Cáez explicar cómo terminó suscribiendo un contrato de prestación de servicios con la seccional en Barranquilla de la Superintendencia de Servicios Públicos. 

Todos estos elementos tendrán que ser evaluados en su momento dentro del caso que se le adelanta al suspendido senador Eduardo Pulgar, procesado en la Corte Suprema de Justicia dentro de un escándalo de soborno.