Debido a las reiteradas fiestas que realizaba el excandidato a la Alcaldía de Purísima, Osvaldo Calao Anaya, conocido como «Offi», dentro de su residencia en medio de la pandemia que se vive por el coronavirus, los vecinos se vieron en la necesidad de denunciar esta irregularidad ante la policía del municipio de Lorica.

Muchos se preguntarán por qué no intervinieron los funcionarios policiales de Purísima. La respuesta fue simple por parte de los residentes del corregimiento Los Corrales, quienes manifestaron que el cuerpo de seguridad de ese municipio no tuvo la autoridad suficiente para intervenir por tratarse de un político reconocido.

Las quejas las hicieron llegar hasta el comando policial de Lorica, de donde salieron varios funcionarios «antiparrrandas» a ponerle aparentemente punto y final a la algarabía que, según los residentes se registraban todos los fines de semana.

Hasta el momento, no se sabe con claridad qué pasó porque no hay sanciones, por lo que se le solicita al gobernador del departamento de Córdoba, Orlando Benítez Mora, que le exija al comandante de la policía de Lorica y Purísima el reporte de los sancionados.