Un total calvario viven los ex empleados de la E.P.S. Emdisalud quienes llevan casi 11 meses de haber sido despedidos y aún no les dan respuestas a sus peticiones de pago por los años de servicio que prestaron para la referida institución.

Los extrabajadores, quienes manifiestan sentirse burlados, decidieron protestar de manera pacífica la mañana de este miércoles, 10 de febrero, pero cuando arribaron a la sede, ubicada en la calle 22 de Montería, se toparon con un Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) que resguarda la edificación.

Noemy Cuadrado Mejía, una de las afectadas por esta situación, manifestó que fueron despedidos desde el pasado 24 de marzo del 2020, sin argumentos y de manera arbitraria. Desde ese entonces, la vida de ella y las de sus compañeros se han convertido en una constante lucha para recibir lo que por ley les pertenece: salarios caídos y prestaciones sociales.

Cuadrado Mejía, quien reside en el municipio de Arboletes, Antioquia, y prestó 20 años de servicio para la referida E.P.S., aseguró que los despidieron en plena pandemia y ni siquiera han recibido ayuda por parte del Gobierno Nacional para que les solucione este conflicto que ha conllevado a reiteradas protestas sin obtener respuestas positivas.

“Tenemos hambre, sed, la mayoría somos cabeza de familia y estamos sufriendo para poder llevar el sustento a nuestros hogares”, dijo Cuadrado, quien aseguró que seguirán en protestas activas hasta que sean escuchados.

Así mismo, se pronunció Cristina Ahumada otra de las agraviadas, quien denunció que el liquidador Luis Carlos Ochoa, responsable de solventar el conflicto, no les ha dado respuestas ante este despido que casi cumple un año.

Ahumada precisó que cuando llaman al liquidador en la mayoría de los casos no les contesta y cuando lo hace es para presuntamente responderles con groserías en señal de que su conflicto aún no será resuelto.

“Nosotros estamos reclamando lo nuestro, lo que nos deben. Con sacrificio trabajamos, muchas veces no había plata para sacar una copia y con la plata que nos daban nuestros maridos sacábamos para las copias”, indicó.

Los protestantes indicaron que son más de 450 personas las que fueron despedidas en la época de pandemia y aún esperan por sus pagos.

También manifestaron sentirse indignados con la presencia del Esmad, pues alegan que no son delincuentes y mucho menos personas en busca de causar caos y destrozos para que activen el equipo antimotín de la Policía Nacional.

Como se recordará, por diversas irregularidades, la Superintendencia Nacional de Salud le revocó la habilitación de funcionamiento a esta E.P.S. y ordenó su liquidación.