El ataque del coronavirus en Perú ha sido de tal magnitud, que este país podría estar apunto de romper el récord de fallecidos a causa del coronavirus, esto además de que ocupa el sexto lugar en el mundo con más cantidad de contagios registrados.

La cifra de 63 mil muertos es la que tienen estimada el Sistema Nacional de Defunciones (Sinadef), mientras que la oficial dada por los organismos de salud es de 27.034. La diferencia entre ambas estadísticas la ocupan las personas que han muerto bajo sospecha de padecer la enfermedad.

Ante este contradicción, desde junio el Ministerio de Salud conformó un grupo de expertos con la única misión de conciliar las cifras. Para ello, revisan las actas de defunciones una por una con tal de verificar si aquellas que consignan sospecha de COVID-19 se trataba realmente del coronavirus o, por el contrario, eran una falsa alarma.

La tasa de mortalidad de la COVID-19 en Perú es de 84 fallecidos por cada 100.000 habitantes, solo por detrás de Bélgica, que registra 87 decesos por cada 100.000 habitantes. 

Medios locales explican que si en Lima morían antes de la pandemia entre 2.500 y 3.000 personas al mes, la emergencia ha hecho que muriesen entre 11.000 y 12.000 personas al mes durante tres meses seguidos (mayo, junio y julio).