El Santo Padre pidió a las naciones brindar ayuda a las familias afectadas


El Papa Francisco rezó este miércoles por las víctimas, por las familias y por el Líbano, un día después de la enorme explosión que sacudió el puerto de la capital, Beirut.

Hasta la fecha, el atentado que se adjudicó Israel ha dejado un saldo de 100 personas fallecidas y más de 4 mil heridos.

El pontífice apeló a que “a través de la dedicación de todos los elementos sociales, políticos y religiosos, Líbano pueda enfrentar este momento extremadamente trágico y doloroso y, con la ayuda de la comunidad internacional, superar la grave crisis que están viviendo”.

Algunos países ya se han manifestado para brindar ayuda al Líbano, entre ellos Polonia, que envió un equipo de unos 50 bomberos, incluyendo 39 rescatistas con cuatro perros y un módulo de rescate químico. También un avión militar griego viajaba hacia el país con un efectivos de búsqueda y rescate y equipos especializados, además de un perro rastreador. Chipre anunció que también enviará ayuda.