Desde la plaza María Varilla de la ciudad de Montería, Orlando Benítez Mora y Carlos Ordosgoitia asumieron sus cargos como gobernador del departamento de Córdoba y el alcalde de la capital de la Perla del Sinú, respectivamente, en un hermoso acto que contó con la presencia del pueblo.

El primero en recibir la banda de gobernador fue Benítez, quien estuvo acompañado de sus familiares. Al gobernador lo posesionó para llevar las riendas del departamento el diputado Antonio Ortega Otero, presidente de la Asamblea Departamental.

Acto seguido tomó posesión Ordosgoitia, quien también acompañado de su núcleo familiar y ciudadanos que apuestan a su programa de gobierno a desarrollar, recibió el mandato por parte del Notario Segundo de Montería, Juan Carlos Oviedo Gómez.

El discurso de ambos mandatarios estuvo muy equilibrado y arraigado al apoyo para el pueblo. Benítez dijo que pondrá al servicio del pueblo todas sus capacidades para que la prosperidad, los avances y la transformación lleguen al departamento.

Ordosgoitia aseguró que la transformación y los cambios positivos para Montería serán evidentes a través del diálogo y el consenso con el pueblo, quien es el que sufre y padece.

Asimismo, Ordosgoitia dejó en claro que en la Alcaldía seguirán en curso las cosas buenas de la administración pasada que sea de real beneficio para el pueblo.