Organizaciones sociales chocoanas denunciaron ante la oficina de la alta representante de la ONU para los Derechos Humanos en Colombia, el reclutamiento forzado de al menos un centenar de menores de edad, durante los últimos años en el Chocó.

De acuerdo con los líderes de comunidades indígenas y afrodescendientes de este departamento, la responsabilidad de los reclutamientos recae sobre grupos armados como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el Clan del Golfo, los cuales, además, han propiciado el desplazamiento de 107 comunidades.

LEA TAMBIÉN: Recursos de regalías podrían librarse de la aprobación de los OCAD

Uno de los voceros identificado como Abid Manuel Romaña, quien es coordinador del Foro Interétnico Solidaridad Chocó, sentenció que “al Chocó no ha llegado la paz (…) nosotros como pueblo seguimos resistiendo en el territorio hasta que haya un Estado que entienda y comprenda lo que estamos viviendo”.

A su turno, Arquímedes Carpio de la Mesa de Concertación Indígena en el Chocó aseguró que “después de los 3 años de la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc, en nuestro territorio se ha agudizado más el tema de reclutamiento de menores de edad de nuestras comunidades”.

Así las cosas, estas organizaciones sociales esperan que el Estado atienda dicha situación y brinde una respuesta a quienes se han visto afectados por ella. Piden también la reanudación de los diálogos con el ELN, un plan estructural para transformar las dificultades humanitarias, sociales, económicas y ambientales, y un plan de sometimiento a la justicia para la delincuencia organizada.