Redoblar el pie de fuerza con 180 militares en el oriente de Cali y reforzar el grupo investigativo, hacen parte de las nuevas decisiones tomadas durante un consejo de seguridad que sostuvo el ministro de la Defensa Carlos Holmes Trujillo y las autoridades de Cali, tras la masacre de cinco jóvenes y el atentado con granada que dejó un saldo de un muerto y 15 heridos en Llano Verde.

Esto se suma a la llegada de tres fiscales especializados que apoyarán las investigaciones que se adelantan para esclarecer ambos crímenes. 

«Llegarán a la ciudad de Cali cinco funcionarios élite del Gaula de la Policía Nacional que trabajarán coordinadamente con la Fiscalía General de la Nación para avanzar en la investigación y esclarecimiento de los hechos, además llegaron cinco expertos de investigación de homicidios de la Dijin de nivel central, igualmente llegaron 10 funcionarios de inteligencia para reforzar la recolección de información», dijo el ministro. 

La zona donde ocurrieron los hechos fue recorrida este viernes por el jefe de la Defensa, en compañía de la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, y el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

Las autoridades reiteraron el ofrecimiento de una recompensa de 200 millones de pesos por información que conduzca a la captura de los responsables.

Llano Verde ha vivido las 72 horas más difíciles de la historia reciente de Cali. Sus habitantes despidieron a las víctimas, no sin antes rendirles un sentido homenaje.