Por: J. J. Rubiano
Piensa mal y acertaras. Así reza un adagio popular con el que quiero iniciar este artículo de opinión que semanalmente hago y en el que abordo temas del orden nacional, que de una u otra manera son del interés general de los colombianos.


Por ejemplo, resulta muy sospechoso que justo cuando llega la comisión de la CIDH a Colombia para verificar las denuncias de excesos de la fuerza pública durante el ya prolongado paro, el presidente haga público el deseo de presentar un proyecto de reforma sustancial de la Policía Nacional, hoy en el ojo del huracán por las acciones ya conocidas en diferentes zonas del país.


Y digo que resulta sospechoso ese interés mediático de presentar esa reforma a la institución, cuando el mismo ha sido un clamor hecho desde hace varios años por diferentes sectores de la vida nacional, pero que había sido ignorado por el gobierno.


Ahora y con la visita de la comisión de la CIDH, salió presuroso a hacer el anuncio lo que da a entender que si no es por esa visita –que entre otras cosas puede arrojar resultados deplorables para la nación- no se hubiera planteado esos cambios.
No es un secreto y está más que evidenciado, que si hubo excesos de fuerza por los miembros de institución, como lo demuestran los videos montados en las diferentes redes sociales.


En lo personal no culpo a los integrantes del Esmad ni a los miembros de la Policía, pues estos solo están cumpliendo órdenes de sus superiores y sus superiores ordenes de instancias muy superiores, que no hacen parte de la institución, es decir del gobierno a la cabeza del Presidente.

Por esos sería muy bueno que el país, la comisión del CIDH y la misma comunidad internacional, supiera quien dio la orden para que sea juzgado por crímenes de lesa humanidad.
Piensa mal y acertaras.


La comisión de la CIDH llegó el domingo anterior y coincidencialmente durante los días domingo y lunes, pese a que las protestas siguieron en las ciudades donde han sido más notorias las protestas como Cali y Bogotá, no hubo muertos, como venía sucediendo en los días anteriores.


¿Ante un hecho como el descrito que puede pensar uno?
Piensa mal y acertaras.
Los del comité del paro decidieron levantarse de la mesa de negociaciones al no encontrar respuesta por parte del gobierno.


Es increíble que en medio de la crisis que está viviendo el país, se hayan suspendido los diálogos por las partes y que el argumento para esa situación este fundamentado en el hecho que no se han podido poner de acuerdo en saber si el documento que firmaron el 24 de mayo es un borrador – como lo dice el gobierno- o un acuerdo, como lo dicen los negociadores del gobierno.


Aquí queda claro que el gobierno no le asiste el mayor interés de que se salga pronto de esta situación y que los integrantes del comité del paro no los asiste el deseo de superar esta dolorosa situación en la que estamos inmersos.


Otra lectura puede ser que las dos partes están jugando o midiéndose para ver cuál aguanta más en su ´posición, circunstancia que no beneficia en nada al país.