Por: Orlando Sarmiento

Para hablar de democracia en Colombia primero que todo se debe conocer el origen y el significado de lo que es democracia.

DEMOCRACIA: Etimológicamente del griego Demos que significa pueblo y kratos que significa autoridad. Se define como el sistema de gobierno en donde el pueblo ejerce la soberanía, eligiendo a sus autoridades (gobernantes).

La historia es fiel testigo de la vida de la “democracia” en nuestro país.

A pesar del sacrificio de nuestro libertador SIMÓN BOLÍVAR, con su abnegado espíritu patriótico, desafiante a las adversidades ideológicas en ese entonces apuntó hacia la liberación de los pueblos oprimidos, bajo sus principios de libertad y democracia.

Hoy se puede decir que ese legado quedó sepultado por la falta de patriotismo y de capacidad política de quienes han gobernado mal a nuestro país.

Haciendo un recorderis de algunos horrorosos acontecimientos que nos muestran claras evidencias, que se pueden tomar como referencias tales como:

– El vil crimen del líder popular Jorge Eliécer Gaitán ( 9 de abril de 1948).
– La guerra civil desatada por los liberales y conservadores, disputándose el poder.
– Dictadura militar ( Gustavo Rojas Pinilla)
– El Frente Nacional un acuerdo entre liberales y conservadores para sostenerse en el poder y no darle participación a los grupos minoritarios en oposición.
– Crimen del líder Luis Carlos Galán Sarmiento creador del partido Nuevo Liberalismo.
– Crimen de los dirigentes y simpatizantes de la UP.
– Crimen de los dirigentes y simpatizantes del M 19.
– Crimen de Álvaro Gómez Hurtado.
– Otros que están en la memoria del pueblo.
– El fallido plebiscito del 2 de Octubre de 2016.

Es lamentable ver y recordar cómo ha funcionado el sistema político de nuestro país, cuando los que tienen el poder económico y armamentista ponen en práctica el perverso principio maquiavélico “El fin justifica los medios”. Demostrándose de esta manera la inexistencia de democracia en nuestro pobre rico país, viéndose como se da la comercialización del voto en las campañas políticas electorales, mediante una financiación con recursos del narcoparamilitarismo, la narcoguerrilla, las empresas extranjeras de contratación (ODEBRECHT) y para remate con los recursos del pueblo Colombiano que son saqueados por los corruptos funcionarios del Gobierno y congresistas de la república.

No podemos pasar por desapercibido en lo que tanto daño nos ha ocasionado esta inocua y empañada “democracia”, viéndose reflejado también en el rezago, el alto nivel de abstención en un 65% de la población colombiana que no participa en el proceso electoral del país.

¡Basta ya!. Solo con esos horrorosos acontecimientos de gran transcendencia en la vida política de nuestro pobre rico país, se muestra que no podemos ser ajenos e indiferentes a una reflexión objetiva, que nos conduzca a promover y construir una verdadera DEMOCRACIA.

Compatriotas sí a una Constituyente como alternativa única para reconstruir a nuestro país.