POR: Francisco Mendoza Agamez.

Un poco de historia.

Como en cualquier lugar del mundo civilizado, la Radio-difusión ha jugado un papel sobresaliente durante más de 50 años de vida que lleva el Departamento de Córdoba. Como producto del quehacer humano, ha tenido sus pros y sus contras, lo cual no es necesario analizar del todo. En esta oportunidad lo que nos motiva al aludir el tema, es proporcionar algunos elementos que más tarde, o en el momento, se conviertan en una fuente de información para quien o quienes necesiten recurrir como sitio de partida hacia la historia de esa actividad.

«Informar, Recrear y Orientar», son los principales objetivos de la Radiodifusión.

Sirva esto como premisa para una mejor interpretación del papel de la Radiodifusión y del Periodismo Radial. También, de reconocimiento a ese ejército de hombres y mujeres que hicieron la Radio, que la orientaron, que se entregaron plenamente desde que nació y durante muchos años. Consideremos ese tiempo inicial como el de los pioneros de esa actividad, porque lo hicieron aproximándose bastante al profesionalismo que la misma requiere. Y lo hicieron con vocación y el más alto sentido de responsabilidad: Gerentes, Directores Locutores, Periodistas y Radio-Operadores o Controles de Sonido.


Hacer Radio en los años pasados, no era cosa fácil. Había que trabajar con dedicación. No se improvisaba, como ocurre en buena parte ahora. El Periodista hacía reportaría y redactaba la noticia. El Director Artístico atendía su labor con dedicación. Sabía de música, programaba, sabía redactar un texto de cuña publicitaria o de promoción de espacios o eventos. El Radio-operador o Control de Radio, sabía igualmente seleccionar la música en tal medida que agradaba a todos los oyentes. El Locutor, y en especial el de Noticias, sabía leer, sabía vocalizar y manejar el idioma.


Al micrófono no se llegaba fácilmente. El locutor de antes, casos excepcionales hoy, era respetuoso con los oyentes. También preparaba con antelación los textos para no improvisar tonterías o faltas de respeto. El hombre de Radio de antes en Córdoba, era apreciado, admirado y respetado por la ciudadanía. Hoy, poco ocurre eso. Antes, se preocupaba por ser «un profesional» en esa actividad y así lo exigían los empresarios y directivos de las Emisoras. Germán Gómez Peláez, pionero, se desempeñó como: Empresario, Periodista, Locutor, Programador, Director, y cuando le tocaba, Radio-operador. Fue un profesional en esas lides.

Las primeras Emisoras: La historia de la Radio en el Departamento de Córdoba se remonta a 1939, cuando en Montería fue instalada la Emisora Radio «Arsenipur» por don Germán Gómez Peláez, pero tuvo corta duración. Por ese entonces, era usual que algunas empresas comerciales instalaran Emisoras cuyos nombres y objetivos principales eran los de promocionar un determinado producto. Algunos ejemplos al respecto: “Emisora Fuentes”, instalada por los propietarios de Laboratorios Fuentes, La Voz de la Víctor de RCA. Víctor empresa productora de discos, vitrolas y Receptores de Radio. La Emisora Filco que anunciaba sus productos Alhucema Carbonell. Más tarde, esa práctica fue prohibida. Sin embargo, hoy tenemos la Cadena Olímpica (en FM.) y las dos principales Cadenas RCN y Caracol, cuyos principales anunciantes son empresas socias de las mismas cadenas.

A principio de los años cincuenta se instalan en Montería las primeras emisoras: La Voz del Sinú, de propiedad de don Rafael Fuentes (de Cartagena) lanzó su señal de prueba a las 7:00 PM del 17 de mayo de 1955. Fue inaugurada el 18 de Junio de ese mismo año. A mediados de 1976, la emisora fue adquirida por la Cadena Todelar.

Luego de un largo período de administración directa fue arrendada a particulares. De nuevo Todelar asumió su manejo, pero finalmente optó por venderla al grupo Editado El Meridiano, dueños del diario del mismo nombre en la ciudad de Montería. Los nuevos propietarios de la más antigua emisora del Departamento, La Voz del Sinú, decidieron cambiarle el nombre por el de Meridiano Radio. Después, esa frecuencia radial fue adquirida por la Universidad Pontificia Bolivariana, pasando a identificarse como “Frecuencia Bolivariana”
Radio Cordobesa, del Ingeniero José Pupo Jiménez. Fue inaugurada el 9 de septiembre de 1955. Su primer Gerente fue el señor Alberto Pretell, con su sede inicial el edificio de la hoy Clínica Central (calle 28 carrera segunda). Posteriormente tuvo local propio en la carrera 3ª con la calle 30 de Montería. El 1 de septiembre de 1975 fue vendida a la Cadena RCN.

La Voz de Montería, fundada por don Germán Gómez Peláez, e inaugurada el 7 de agosto de 1962. Con el tiempo, esta emisora logró una significativa posición en la región en virtud de sus equipos, potencia y la calidad del recurso humano que la ha operado, aparte de que por esas características se distinguió como la más popular en su programación. Con el tiempo, Don Germán Gómez Peláez se dedicó a la actividad política, convirtiendo la Emisora como el principal medio para estar en contacto con los seguidores de su movimiento político «La Piragua».