La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, pidió este martes, 26 de noviembre, a la Fiscalía esclarecer las responsabilidades por la muerte de Dilan Cruz, de 18 años, quien falleció la noche del lunes, 25 de noviembre, después de ser herido gravemente en la cabeza por un artefacto disparado por el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad).

La representación de esa dependencia en Colombia también rechazó el «presunto uso excesivo de fuerza por parte del Esmad, sobre quien recaen múltiples denuncias de represión contra manifestantes que se han volcado a las calles a protestar contra las políticas del presidente Duque.

«Pedimos que sean esclarecidas las responsabilidades por la muerte de Dilan Cruz por parte de la Fiscalía. No debe haber impunidad», señaló la oficina en un mensaje publicado en sus redes sociales.

El joven Dilan, quien tenía un futuro por delante, debió recibir su título de bachillerato la mañana del lunes, 25 de noviembre, en medio de una ceremonia que se desarrolló en la biblioteca Virgilio Barco en Bogotá.

Sus compañeros, del colegio Ricaurte, donde Dilan era la atracción por su actitud ante la vida, tenían la esperanza de que el joven se levantara de la cama donde se encontraba recluido en el Hospital San Ignacio, pero infortunadamente su batalla por la vida decayó y falleció en horas de la noche del lunes.