Luego de que dos menores de 2 y 7 años de edad murieran en Bogotá por un error en la entrega de un medicamento, en el país se ha generado polémica ante los problemas de prescripción y uso de medicamentos en el país.

Este caso se repitió en Cúcuta aunque no terminó en muerte. Se entregó el analgésico Tramadol (opioide familiar de la morfina) en lugar del antiparasitario Albendazol.

En Cúcuta, Mariela Páez, madre de un pequeño de 2 años, relató que encontró que la caja estaba marcada con el nombre del producto formulado y despachado, pero en su interior había un frasco de gotas de tramadol.

La empresa de medicamentos que está involucrada negó un presunto error de empaque y afirmó que “no se encontró ningún error del laboratorio en el proceso de manufactura, empaque o distribución”.

Pero el problema va más allá de nuestras fronteras, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuatro de cada 10 pacientes sufren daños a su salud en atención primaria de salud y servicios ambulatorios debido a errores en las practicas de diagnóstico, prescripción, almacenamiento, preparación y administración o control por factores humanos como la fatiga, malas condiciones o escasez de personal.

“El costo mundial de los errores de medicación se ha estimado en 42.000 millones de dólares cada año, lo que representa el 1% del gasto sanitario global. Los errores pueden ocurrir cuando en las prácticas de prescripción, almacenamiento, preparación, administración o control, se ven afectadas por factores humanos como la fatiga, malas condiciones o escasez de personal”, explicó la OMS.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí