Nuevo centro de alta tecnología para combatir el cáncer en Colombia abrió sus puertas

Con más de 100.000 metros cuadrados y una inversión cercana al $1,5 billones, el Centro de Tratamiento e Investigación sobre Cáncer Luis Carlos Sarmiento Angulo (CTIC) abrió sus puertas a los pacientes.

Este proyecto sin ánimo de lucro que como iniciativa filantrópica del empresario y su familia inició su construcción en 2017 con el objetivo de ser un hospital líder en este campo que atenderá a todo tipo de pacientes oncológicos con los más altos estándares científicos y en un contexto de multidisciplinariedad, inclusión y humanización de la mano de los centros más reconocidos en el mundo en estas disciplinas.

La intención, de acuerdo con su director, el médico Rafael Sánchez, es impactar de manera positiva en la evolución de una enfermedad que al año ocasiona en promedio 115.000 nuevos enfermos en sus diferentes formas, termina con la vida de cerca de 55.000 colombianos y deja una prevalencia que en 5 años afecta a cerca de 294.000 personas.

A pesar de que en Colombia, según el Instituto Nacional de Cancerología (INC), el cáncer fue la segunda causa de muerte en 2020, aún con la pandemia por covid-19, la investigación que se hace en el país sobre esta enfermedad es muy poca. 

Aunque no hay datos precisos, Brigel de las Salas Calderón, coordinador de investigaciones clínicas del Centro de Tratamiento, dice que “la mayoría de los datos que tenemos para tratar el cáncer fueron obtenidos de otro tipo de poblaciones, más no de población hispana”.

En este complejo se encontrarán 12 clínicas especializadas para los distintos tipos de cáncer, como el de leucemia y linfoma, de tejidos blandos, tórax, mama y cabeza y cuello, por mencionar algunos. En cada una de ellas los pacientes encontrarán un equipo multidisciplinario que busca ofrecer integralidad en la atención y atender todos los pasos que necesita un paciente. 

“Es muy común que en Bogotá, por poner un ejemplo, cada etapa ocurra en una institución distinta. Lo que buscamos es ofrecer todo en las mismas instalaciones. Eso pretende disminuir los tiempos de tratamiento para cada paciente, ya que se sabe que, por cada semana que se retrase este, las posibilidades de que mejore disminuyen”.

Además de los servicios de tratamiento en los que se incluyen también los 56 cubículos de infusión de quimioterapia, 64 consultorios y otros que completan 66 servicios de alta complejidad, “desde hace 10 años que inicio del proyecto se planteó la necesidad de hacer investigación”, aseveró Sarmiento, quien agregó que “a pesar de que los trabajos que se hacen en Colombia son de muy buena calidad, no se hace y no se invierte en esta”. Por eso, cruzando el “Puente del Conocimiento” se accede al segundo edificio, de 10.000 metros cuadrados, que estará dedicado exclusivamente a la investigación.