Nueva York se enfrenta a una crisis humanitaria debido a los migrantes

La ciudad de Nueva York enfrenta “una crisis humanitaria sin precedentes”, expresó un comunicado la oficina del alcalde el pasado 21 de noviembre al prorrogar el estado de emergencia. Se trata de una cifra jamás registrada en los refugios de la ciudad según las autoridades locales, más de 150.000 venezolanos lograron ingresar a territorio estadounidense por la frontera con México el último año fiscal, un 293% más que el año anterior. 

Es por eso que a mediados de octubre, el gobierno de Joe Biden declaró que “las personas venezolanas que ingresen a Estados Unidos sin autorización por zonas ubicadas entre los puertos de ingreso serán devueltas a México”. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dice que desde que se aplicó esta medida hubo una caída significativa del 35% de septiembre (33.804) a octubre (22.044) de los venezolanos que intentan cruzar. 

New York ha sido reconocida en la historia por ser un faro para los migrantes, como lo muestra su mayor emblema: la Estatua de la Libertad. Sin embargo, esta nueva situación de descontrol de migrantes en la “ciudad santuario” está ejerciendo presión sobre su reputación ya que los gobiernos locales se niegan a hacer cumplir las estrictas políticas de migración del gobierno federal. Y es que por ley, Nueva York debe darle refugio a cualquiera que lo solicite.