Vivió de milagro para contarlo. Esta es la historia de Julian Andrés Franco Ballesteros, quien practicando la disciplina del parapente, sufrió un accidente que estuvo a punto de quitarle la vida, hecho ocurrido la tarde del 12 de septiembre en zona rural

del municipio de Ansermanuevo, Valle del Cauca. 

El parapentista explica que para el momento, él sobrevolaba el área como otras veces lo ha hecho, pero esta vez no vio la línea de pararrayos y terminó enredándose con ella, quedando colgado entre cables de alta tensión durante ocho horas y a 150 metros de altura. 

El deportista afirmó que él no vio la línea de pararrayos y que terminó enredándose en la misma. Además, expresó que no podía parar de pensar en su hijo, un menor de 6 años.

“El accidente se produce porque el cable del pararrayos es difícil de identificar desde el aire. Los cables de alta tensión son gruesos y fáciles de identificar, pero el otro es muy delgado. Duré 8 horas atrapado, pero los primeros momentos fueron muy angustiantes, uno no está preparado para eso. Pensé en mi hijo de 6 años”, explicó en diálogo con Noticias Caracol. 

El deportista de 37 años, dice que esta ha sido la experiencia más aterradora de su vida y dice que las ocho horas que estuvo allí, sólo podía pensar en su hijo de 6 años. 

Franco Ballesteros fue rescatado con éxito gracias a un trabajo articulado entre efectivos de Ansermanuevo, Cartago, Pereira, Armenia y Cali, los cuales tomaron como principal acción cortar el fluido eléctrico para poder llegar a él sin poner en riesgo a nadie más. 

Pese a los minutos de angustia, este parapentista asegura que seguirá practicando la disciplina, pues está consiente de que se trata de un deporte muy seguro, aunque con algunos riesgos.