No habían transcurridos 48 horas de la masacre cometida en la vereda La Catalina, departamento de Nariño, donde fueron asesinados ocho jóvenes, cuando las criminalidad vuelve a decir presente y en esta ocasión acabaron con la vida de dos hombres en el municipio de Tumaco.

Las primeras versiones policiales dan cuenta que una de las víctimas es un menor de edad. Sobre las víctimas no han revelado las identidades, pero detallaron que ambos tenían un largo prontuario delictivo, por lo que sus muertes podrían tratarse de un ajuste de cuentas.

Según el comandante de la estación de Policía de la localidad costera, mayor Carlos González, uno de los fallecidos era conocido con el apodo de «La Lisa», sobre quien indicó que hacía parte de un grupo que delinque en el sector urbano y zonas aledañas de Tumaco y quien tenía registrado un amplio prontuario delictivo, entre lo que se cuenta robo a mano armada, porte ilegal de armas, venta y porte de estupefacientes, tentativa de homicidio, lesiones personales, entre otros.

Sobre el menor asesinado, también indicó que estaba inmerso en el mundo delictivo y sobre él recaían los delitos de porte ilegal de prendas de uso privativo de las Fuerzas Militares y porte ilegal de armas.

Se supo que las víctimas se encontraban en un sector popular de Tumaco, cuando fueron sorprendidos por tres sujetos, quienes interceptaron a sus objetivos y acabaron con sus vidas.

Los criminales al huir fueron perseguidos por la policía, pero lograron escapar al meterse a una playa y se marcharon a bordo de una lancha, precisó la fuente policial citada.