Aseguró que es menester continuar la focalización del trabajo en los territorios donde están los GAO


“No dejaremos de luchar un solo día para que ese flagelo del asesinato de líderes sociales no se siga cometiendo”, reiteró el Presidente Iván Duque, quien indicó que los responsables de tales crímenes son las estructuras del narcotráfico y la minería ilegal.

El Jefe de Estado, quien este jueves participó en el conversatorio sobre el nuevo ‘Compromiso por el futuro de Colombia’, organizado por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL), señaló que esos homicidios “se han concentrado en municipios donde hay una presencia del narcotráfico y de esas estructuras criminales”.

Expresó que dicha criminalidad se desarrolla donde delinquen las disidencias de las Farc, el Eln, el ‘Clan del Golfo’, ‘Los Pelusos’, ‘Los Caparros’, y subrayó que “ellos son los responsables de este tipo de circunstancias”.

Recordó, además, que antes de su llegada a la Presidencia, “teníamos creo que 225 asesinatos que estaban ya en información consolidada de la Organización de Naciones Unidas”.

Agregó que en los dos años de administración “tenemos una reducción, vimos una reducción con el cierre de diciembre de 2019, obviamente tenemos incidentes en verificación”.

Sostuvo que “no celebro esas cifras, por más de que los hayamos reducido, no las celebro porque eso debería ser cero”.

Manifestó que, “sin lugar a dudas”,  se debe hacer más y puso de presente que hay una política que es el Plan de Acción Oportuna (PAO), que se lanzó un marco de política pública, un Comité Operacional que monitorea “esos 34 municipios donde está la mayor concentración (de crímenes) y donde tenemos que desmantelar estructuras  criminales”.

Explicó que en el país existen más de 67 mil juntas de acción comunal y que sus miembros “son reconocidos bajo la tipología como líderes sociales y estamos hablando de más de 6 millones: entonces una protección individual a más de 6 millones de ciudadanos es muy compleja”.

No obstante esa dificultad, el Presidente informó que hay “esquemas de seguridad con la Unidad Nacional de Protección que son alrededor de 8 mil, un poco menos, el 60 por ciento lo tienen líderes sociales con riesgos reportados”.

Sobre la responsabilidad que atañe a las ya mencionadas organizaciones criminales en los asesinatos de líderes sociales, el mandatario declaró que en los dos años de su gobierno “más de 115 cabecillas de esas estructuras han sido capturados o dados de baja en operaciones militares”.

Sin embargo, aseveró que es menester continuar la focalización del trabajo en los territorios donde están esas estructuras del crimen.

“Sabemos que si somos más efectivos contra el narcotráfico y contra la minería ilegal, desmantelando las estructuras, vamos a tener la mayor reducción de estos  asesinatos”, concluyó el Presidente.