Por: J. J. Rubiano
La Corte Constitucional informa que con base en su propia iniciativa institucional, con miras a identificar y adoptar mejores prácticas respecto de un tema estructural y de profundo arraigo en nuestro país, como es la equidad y la proscripción de la violencia de género, en el marco del Programa de Justicia Para una Paz Sostenible, celebró un convenio de cooperación con la agencia USAID, para realizar un diagnóstico e identificar oportunidades para todos los funcionarios y empleados que contribuyen con su trabajo a la eficiencia de este Tribunal.
La metodología propuesta por la consultoría de USAID, consistió en realizar una encuesta a las 244 personas que para la época del estudio laboraban en la Corte, entrevistar de manera anónima a 8 mujeres y 6 hombres que ocupaban distintos cargos, e identificar algunos perfiles de mujeres que han tenido un papel de liderazgo al interior de la Corporación. En la Corte el 53% de sus funcionarios son mujeres y el 47% son varones. Las entrevistas se realizaron de manera que los datos reportados no permitieran individualizar ni identificar a las personas entrevistadas, garantizando así la ética en la investigación y el derecho a la intimidad.
Los hallazgos que arrojó la consultoría “Las capas del techo de cristal: Equidad de genero en la Corte constitucional”, fueron presentados en el mes de mayo del 2020 a los Magistrados de la Sala Plena, quienes realizaron comentarios y solicitaron aclaraciones sobre algunas generalidades del informe para continuar con el proceso de la política de equidad de género y cero tolerancias a las formas de violencia.
Como resultado de dicha consultoría solicitada por la Corte, USAID presentó la versión final del informe “Las capas del techo de cristal: Equidad de género en la Corte Constitucional”, que se ha dejado a disposición y conocimiento del público en general. Dicho informe pone de presente un diagnóstico y oportunidades de mejoría para la institución.
De esta manera, en relación con los supuestos hechos que refieren, la institución con el acompañamiento experto de USAID, adoptará las acciones e investigaciones pertinentes, con el objetivo de esclarecer a plenitud los hechos y denuncias a las que hubiese lugar.
Para este fin la Corte le solicitó de nuevo a USAID un proceso de contratación de un equipo profesional multidisciplinario de expertos en equidad de género, relaciones laborales, y estrategias de comunicación enfocados en la materia, para garantizar que la Corte cuente con una política de equidad de género adaptada a las necesidades expuestas en el estudio promovido por la Corporación y se capacite al personal para aplicar practicas cotidianas con enfoque de género y se incorporen acciones positivas de inclusión laboral.