En el marco de las protestas que se llevan a cabo en Colombia desde el pasado 28 de abril, un nuevo caso de presunto abuso policial ha generado conmoción nacional.

Se trata de una menor de 17 años quien fue detenida por el ESMAD durante una protesta en Popayán y llevada a una Unidad de Reacción Inmediata (URI). Los hechos ocurrieron el pasado 12 de mayo y esa misma noche, según dijo la Policía, le fue entregada a su abuela materna «en óptimas condiciones».

Sin embargo, la jovencita, quien era hija de un policía, denunció a través de su cuenta en Facebook que fue abusada sexualmente por los uniformados. Horas después fue encontrada sin vida en un barrio de la comuna 2 de la capital del Cauca.


“Les tocó cogerme entre 4, ¿no hijueputas? Yo soy a la que cogieron, en ningún momento me ven tirando piedras, no iba con ellos, me dirigía hacia la casa de un amigo que me dejaría quedar en su casa. Cuando menos pensé estaban encima, ni siquiera corrí porque era peor. Lo único que hice fue esconderme detrás de un muro, y solo porque estaba grabando me cogieron. En medio de eso me bajaron el pantalón y me manosearon hasta el alma. En el video queda claro que yo les digo que me suelten porque me estaban desnudando quitando el pantalón», escribió en el perfil en el que hacía llamar Allison Ugus.

Asfixia

Medios locales indicaron que la menor murio por asfixia, pero hasta el momento Medicina Legal no ha emitido un parte oficial con las causas de muerte, y las Policía Nacional ha pedido que este proceso se agilice para aclarar el caso.

La muerte de Alisson Melendez ha causado gran tristeza en el país, pero sobre todo repudio.