Jaime Bustamante, sacerdote vocero de la Iglesia Católica, expresó que se han adelantado algunos protocolos para la reapertura gradual de los templos. Entre las medidas que se destacan, estaría hacer las eucaristías de no más de media hora entre semana, y el fin de semana no superaría los 50 minutos, para evitar largo tiempo en un mismo espacio con otras personas.

De igual forma, para evitar que el aforo de feligreses supere el 30%, se pretende realizar convocatorias para cada una de las celebraciones litúrgicas, es decir, cada uno de los asistentes tendría que llegar agendado y de esa manera se realizaría control de bioseguridad.

El plan piloto de reapertura se realizaría en el municipio de Salamina, Caldas, que es un municipio no covid, donde las iglesias están a la espera de la respuesta de las autoridades para definir durante el transcurso de esta semana si se puede implementar el plan piloto y dependiendo del resultado que arroje se podría estar abriendo otros templos en todo el país, señaló el sacerdote Bustamante.