Durante las manifestaciones que completan 23 días en el marco del paro nacional, se han presentado tanto protestas pacíficas como enfrentamientos entre parte de los colombianos y la fuerza pública.

Uno de los gestos de las comunidades infígenas indígenas en medio de las protestas ha sido derribar varias estatuas en honor a personajes históricos de Colombia como Francisco de Paula Santander y Sebastián de Belalcázar.

 En el centro de Bogotá, luego de que la comunidad Misak derribó la imagen de Gonzalo Jiménez de Quesada que estaba ubicada en la plazoleta de la Universidad del Rosario, un grupo de personas decidió utilizar el espacio para poner una estatua de Dilan Cruz, el joven que falleció luego de ser golpeado en la cabeza por un proyectil lanzado por un agente del Esmad en el 2019.