El procurador general, Fernando Carrillo,  aseguró este lunes en entrevista con El Colombiano, de Barranquilla, que tras la fuga de la exsenadora Aida Merlano hay “una organización criminal que invirtió muchísimo dinero” con el objetivo de “poner en entredicho” al sistema judicial del país.

Carrillo anunció más acciones contra funcionarios del Inpec y precisó: “Lo que hicimos fue abrir la investigación disciplinaria y lo que descubrimos en un momento fue la vinculación de estos funcionarios del Inpec. Yo estoy seguro que estamos ante una red criminal con unos tentáculos bastante largos”.

Asimismo, aseguró que el Ministerio Público entró en la investigación para determinar qué tipo de responsabilidades se habían incumplido y cuáles deberes se habían satisfecho.

Sobre esto, el procurador expresó: nos encontramos con grandes sorpresas, porque hubo una ruptura en las responsabilidades de muchos de ellos [los deberes]: le redujeron el nivel de seguridad, le redujeron la escolta o la guardia penitenciaria, y todo lo que está grabado en esos videos que ha visto todo el país muestra, pues, la sofisticación de una organización criminal electoral y eso es muy grave porque no se trató de la acción simplemente de una persona a bajo costo”.

Entre los implicados, estaría el capitán del Inpec David Alexander Álvarez quien habría recibido prebendas para facilitar el escape de Merlano. Como se recordará, la excongresista había denunciado al capitán por presuntos maltratos, sin embargo, a juicio del procurador se trató de un montaje.

“Tenemos la información de que al señor capitán Álvarez le fue entregado por parte de Aída Merlano un reloj Rolex, del cual tenemos la serie, y le fue entregado un apartamento en Barranquilla, del cual tenemos el número de la matrícula inmobiliaria”, declaró Neftaly Rojas, veedor del sistema nacional penitenciario.