Por: J.J. Rubiano

Fue en la capital del departamento del Tolima, Ibagué, en donde se dio uno de los primeros casos en donde un joven estudiante no logró las calificaciones necesarias para ganar el año al no tener acceso al servicio de Internet y por ende no poder asistir a las clases virtuales.

De 16 años de edad es el estudiante perteneciente a una institución educativa oficial de Ibagué que perdió el grado décimo porque presuntamente no se conectó a las clases virtuales que se programaron el año pasado en medio de la pandemia, ya que por su condición socioeconómica no cuenta con el servicio de Internet. 

El abogado Joaquín Torres, quien conoció la situación, usó el caso como referente para presentar una acción de tutela con la que busca que el Gobierno Nacional, la Gobernación del Tolima y la Alcaldía de Ibagué, garanticen los derechos a la igualdad y a la gratuidad de la educación. 

De acuerdo con el jurista, pese al buen rendimiento académico del alumno, la falta de conexión para ingresar a los encuentros virtuales le impidió pasar al grado once. 

Según Torres, la institución habría argumentado en su momento “que era un requisito que él tuviera asistencia virtual a clase y al cumplimiento de unos compromisos académicos. Que ellos no tenían la culpa de que él no se conectara”. 

Con la tutela pretende que la justicia le ordene al Estado el uso de programas en emisoras radiales y canales de televisión para apoyar la formación de los estudiantes que no tienen los mecanismos para cumplir con la virtualidad. Torres advirtió que el adolescente que reprobó está repitiendo el curso en el mismo plantel.