Un verdadero caos se ha registrado en las últimas horas en Popayán, donde lamentablemente los hechos de violencia cobraron la vida de un estudiante, quien fue identificado como Sebastián Quintero Múnera, de 22 años de edad.

El infortunado, quien cursaba la carrera de ingeniería informática en la Universidad Colegio Mayor del Cauca, habría sido impactado por una granada aturdidora que le explotó en el cuello.

Los disturbios se originaron tras la salida de los ciudadanos, quienes en medio de protestas exigían justicia en el caso de Alison Meléndez, la joven que se suicidó luego de ser detenida por varios policías.

Las joven en las redes sociales denunció que durante su detención fue abusada sexualmente y horas después fue localizada sin vía. La víctima era hija de un funcionario policial.

Este hecho ha despertado la furia de la gente. Ayer a tempranas horas incendiaron las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata, URI, donde estuvo Alison detenida por horas.

Luego los enfrentamientos se hicieron más fuertes con la Policía que no pudo controlar que las personas también incendiaran la edificación de Medicina Legal, donde hay varios cadáveres a la espera de ser retirados y otros en estudios.

A pesar de que la Alcaldía del referido municipio había decretado ley seca y toque de queda desde las 6:00 de la tarde del viernes, los manifestantes se mantuvieron en las calles alzando la voz por el lamentable caso de Alison.